sábado, 12 de octubre de 2013

Echo de menos su voz.

  Echo de menos su voz.
Sí, su voz.
Esa voz que me decía que todo está bien. Esa voz que me prometió seguir siempre a mi lado.
  Esa voz.
La voz que cada día me repetía que me quería, la que me daba fuerzas; por la que sigo aquí.
No lo entendeis; pero esa voz, lo era todo.
Después de meses, la he olvidado, ya no sé cómo es. Ya no la recuerdo...
Triste, es cierto; pero en realidad, nunca fue voz para mí.
Duele recordar, duele olvidar, duele revivir, pero quiero esa voz de nuevo.
Sonando suave, hablándome al oído.
Le necesito, sólo una vez más.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Sed de vivir

Las tardes, los días, los segundos pasan.

¿Alguna vez te has parado a pensar, en si verdaderamente aprovechas tu tiempo? Yo, sí. Justo ahora, en este momento. Y después de pensarlo, he llegado a la conclusión de que no es así. No aprovechamos nuestro tiempo. Hoy, por ejemplo. Estamos a 4 de septiembre y, ¿qué has hecho? ¿Has estudiado? ¿Has salido? Tal vez podrías haber hecho un montón de cosas pero, por no esforzarte, has decidido hacer sólo una.

Sí, lo sé. Estás pensando que es cierto. Estás pensando en todas las experiencias que has dejado de vivir. Estás pensando en todo lo que podrías haber aprendido hoy.
Tranquilo, respira.
El pasado, pasado es. Mañana, levántate con ganas de comerte el mundo.

Sonríe, disfruta la vida.
Aprovecha tu tiempo.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Tal vez este sea nuestro momento...

He retrocedido un paso del borde. 

Estoy descubriendo lo que me hace querer vivir, a través de vivir de nuevo.

Porque necesito esto ahora, es necesario esto también. Porque yo no quiero seguir atrapada aquí abajo.

¿Podría ser que nos encontráramos en el momento acertado?
Podríamos mostrarnos nuestro verdadero yo, juntos.

Es asombroso lo que han llegado a cambiar las cosas en tan poco tiempo, pero ha sido un cambio necesario. Un giro de 180º que me ha conseguido hacer sonreír.

martes, 14 de mayo de 2013

No hay nada mejor que pasar un día con las amigas.

¿Sabes? Así, entre tú y yo, no hay nada como pasar un día con las amigas.
Nosotras, las 6, de arriba a bajo, de izquierda a derecha, sin parar, pero lo más importante, todas juntas. Fuera los malos momentos, los malos roces. Una mala pasada no puede con mil buenas. La amistad no puede con el rencor. Lo bueno perdura. Y yo por fin, tengo la cabeza calmada, me siento bien y todo es gracias a ellas, lo sé, y aunque no me arrepiento de nada del pasado, tampoco lo hago del presente, y esto, me hace ser un poquito más feliz.

sábado, 16 de marzo de 2013

Amores inevitables, nunca imposibles.


- ¿Está bien el libro de los amores imposibles?
- Inevitables.
- Inevitables.
- ¿Sabes lo que quiere decir " a tres metros sobre el cielo?
- No.
- Pues... es como estar en el cielo, pero más arriba.
- Aaah...
- Mucho mejor que bien, y con la persona que quieres.
Mira no voy a decirte más veces que te quiero.
Porque me gusta quererte, disfruto viéndote, imaginando
conversaciones, y paseos que no han sucedido y estar a tres
metros sobre el cielo, y eso me basta, me gusta... Dejémoslo
en manos de la suerte.
- Llevas semanas persiguiéndome y ahora dices que lo dejas en
manos de la suerte.
- ¿Sabes esos bombos enormes de la lotería? Pues imagínate
que llenemos uno con un millón de bolas, con los nombres de
todos los hombres del mundo. Pues estoy segura de que si
metiera la mano en ese bombo... sacaría tu nombre, aunque me
empeñara en sacar otro, aunque metiera nombres repetidos
para hacer trampa, sacaría el tuyo. Y eso es lo que yo entiendo
por suerte.
A mi no me importa esperar, ya te lo he dicho. Las cosas tienen
su momento así que, tienes todo el tiempo del mundo para
sacar ese papel.
- No.
Porque ya he sacado uno. Señorita, tranquilícese un poco que
le va a dar un ataque al corazón eh.
- Si ya has sacado un papel, ¿qué estás pensando tanto?
- Que sacar una vez un papel puede ser casualidad. Pero sacar
dos veces el mismo... eso sí que es tener suerte.